ABRIL 2017

Hola a todos, ¡muchas gracias por sus visitas y comentarios por el nuevo aniversario!

Este mes es nos acompaña desde México, Ariana Gonzale, Human Resources Coordinator - Latam , Bureau On Target - Atracción de Talento, quien escribe sobre el trato que reciben los postulantes de parte de las organizaciones.

El otro invitado es un distinguido colega, Eduardo Cortés, Consultor en Management y Gestión de Recursos Humanos y Profesor de Recursos Humanos en la Universidad de Ciencias Sociales y Empresariales (UCES), que se refiere a las nuevas funciones que debe ejercer la función del director de RRHH.

Por mi parte he escrito sobre el trabajo moderno y reflexiones para la creación de nuevos empleos en la era digital y el habitual Flash Laboral. He incluído tambien un video sobre el rol de RRHH en la transformación digital.

Como siempre los invitamos a dejar sus comentarios y seguirnos también en nuestro Facebook Profesional www.facebook.com/ceballosserra

Guillermo

sábado, 30 de mayo de 2015

¿LA BÚSQUEDA DEL TALENTO PERDIDO?


Por Guillermo Ceballos Serra

Desde que en 1998 la consultora Mc Kinsey publicó su documento “La Guerra por el Talento”, basado en una encuesta a 6000 gerentes de 77 empresas, donde tres cuartas partes de los ejecutivos encuestados dijeron que sus empresas “carecían del talento suficiente” o que “el talento faltaba en forma crónica”, el tema ha dominado la literatura empresarial y la preocupación de gran parte de las organizaciones.
A fuerza de repetirlo, el tema se ha transformado en indiscutible y ha adquirido “status nobiliario”, encabezando los rankings de temas prioritarios corporativos. Cuando los temas se transforman en “pétreos”, (inmodificables), utilizando una expresión propia del derecho constitucional y en lo personal, tomo conciencia de esta nueva “dignidad” adquirida por el problema, intento reflexionar, primero para  mí mismo y a veces, hasta  me atrevo a compartirlo (como en este caso), porque nunca creo que sea bueno que el 100% este de acuerdo en algo, que no se discrepe o se matice con el fin de mejorar o enriquecer el tema.

Así es que, alguna vez, me he planteado si todavía las organizaciones debían o no preocuparse por su misión y visión corporativa o era un  tema del pasado; me he ocupado de la importancia de los “ignorados seguidores” cuando todos alabamos a los líderes y más recientemente,  sobre las inexactitudes que se repiten a diario sobre los babyboomers y la generación Y.

Todos sabemos que hay distintos tipos de talentos. El talento (cualquiera sea un cantidad  y calidad) fluye por toda la organización y lo encontramos a lo largo y ancho de la pirámide organizacional.

Sin embargo, la preocupación de los encuestados de otrora y de los accionistas y stakeholders actuales de las organizaciones, se refiere al talento gerencial o de dirección capaz de generar y gestionar los negocios.

Ahora bien, los negocios globales actuales nos enfrentan a la “competencia absoluta” o competencia total, a saber: “Todos contra todos en todas partes”, no se trata ya de Unilever versus Procter & Gamble, en el mercado de los productos de limpieza, sino de ambos contra el mundo, verbigracia, Coca Cola, Nestlé o cualquier otra alternativa posible al alcance del consumidor y su escaso (en términos económicos) dinero.

Pareciera evidente, que transitamos tiempos que requieren gestionar la escasez, derribar paradigmas, adoptar una estrategia de innovación y eventualmente de hasta “quemar las naves”, que nos depositaron en la tierra firme que disfrutamos por algún tiempo, pero que hemos comprendido que es efímero.

Claramente surge que en las últimas dos décadas, los nuevos líderes requieren competencias novedosas, cultura internacional, sensibilidad multicultural, conocer las posibilidades y limitaciones de las tecnologías modernas,  emprendedurismo y seguramente se podrían agregar otras adicionales.
En definitiva la capacidad de concretar los objetivos propuestos y movilizar equipos de personas alrededor de los mismos.

Las nuevas habilidades, el retiro gradual de los baby boomers, la mayor vocación por la movilidad y rotación consecuente, la competencia creciente de todas las organizaciones que cuentan con proyectos desafiantes e innovadores, acrecientan la problemática de la cuestión sazonado: por la urgencia generada por la gestión de la escasez mencionada y el mayor dinamismo de los mercados.

Pero si nos abstraemos por un instante de las urgencias del presente y hacemos algo de memoria, los talentosos (cualesquiera hayan sido las habilidades requeridas para la época) siempre han sido escasos. Aquellos que denominábamos “high flyers”, “key people”, “stars”, “high performers” o simplemente talentos, nunca superaban el 5 % de la plantilla. De hecho, se han inventado las curvas de distribución forzada, para asignar este porcentual a los talentos y precavernos de las evaluaciones de desempeño demasiado generosas de sus jefes.

El controversial Jack Welsh, que condujo General Electric, por 20 años, desde 1981 hasta 2001, quintuplicando la facturación de la compañía en ese periodo, denominado “Manager of the Century” por la revista Fortune (aunque años más tarde cambió de opinión), generó la diferenciación del 20%-70%-10% del personal conforme a su desempeño.

El 20% superior – las estrellas- se llevaban todos los “premios”, salarios, bonus, stocks options. Al 70% que les seguía, les mantenían el empleo y se los invitaba a formar parte del grupo superior. 
El 10% inferior simplemente era sustituido, previo aviso o cambio de funciones. 

Según su criterio, el 80% de su organización no era talentosa, sin embargo, resulta obvio que a pesar del 80%, la empresa fue extraordinariamente exitosa. (80% es un número significativo por así decirlo).

Todas las compañías exitosas de la actualidad, ganan dinero, crecen, desarrollan nuevos proyectos, contratan, despiden y pierden talento que se retira voluntariamente, sin embargo, se preocupan por asegurar el flujo de talento en sus organizaciones y no cesan en el empeño, aunque probablemente interiormente crean que sus esfuerzos son insuficientes, generando la angustia propia que padece aquel que nunca llega a la meta; asegurar el capital intelectual necesario para garantizar el éxito.

El mundo padece un déficit de talento, porque el talento ha sido siempre un activo escaso. Las corporaciones padecen un déficit de talento porque están en el mundo y no pueden estar al margen de sus éxitos o frustraciones.

En nuestro mundo hiperdinámico, los sistemas educativos no alcanzan a dar respuesta eficaz ni a tiempo, porque la educación formal viene después que las organizaciones sufren por los nuevos problemas y las faltas de respuesta de los viejos paradigmas. Por tanto deben asumir roles que antes cubría el estado a través de la educación pública o el sector educativo privado.

A veces me pregunto si esa suerte de angustia existencial corporativa, que padecen aún, quienes hacen bien las cosas en materia de gestión del talento, no derivan de este contexto de escasez que nos negamos a reconocer,  de la fijación de metas exorbitantes y de saber de antemano que hay promesas o compromisos que no podrán cumplirse.

¿Es posible generar talento? Entiendo que talento es resultado de formación, experiencia vivida y el contexto donde las personas se desenvuelven.  La naturaleza humana ha sabido sortear todas las escaseces vividas a lo largo de la historia. Debemos asumir que siempre los talentosos serán los menos y confiemos en que los líderes corporativos entenderán, que contarán con más y mejores talentos en aquellas organizaciones que valoren más la creatividad y la innovación que los controles.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Guillermo,
Como siempre, muchas gracias por el anticipo.
Tu blog es el más profesional y completo sobre las funciones de RR.HH. que conozco.
¡Seguí adelante!
Un gran abrazo,
Gustavo

GUILLERMO CEBALLOS SERRA dijo...

Gracias Gustavo, lector de la primera hora.
Un abrazo
Guillermo

Patricio Carelli dijo...

Gracias por el artículo Guillermo. Excelente análisis... Quedó picando si es posible generar talento... Yo diría que es posible generar un ambiente y clima que facilite que los talentos de cada persona se desarrollen... Al igual que en el cine o el teatro, para el desarrollo de una obra, se necesitan tanto los actores principales como los de reparto. El arte, es tener los mejores en cada rol... Un abrazo.

GUILLERMO CEBALLOS SERRA dijo...

Patricio, gracias por tu participación. Estoy absolutamente de acuerdo, yo creo que se potencia lo que existe de manera latente. En filosofia seria que un ambiente favorable hace que un talento en potencia pase a ser un talento en acto. (muy aristotélico / tomista no?)
Un abrazo

Cintia dijo...

Muy bueno Guillermo! Coincido también con Patricio. El valor agregado está en lograr identificar y contar con los mejores en el lugar correcto potenciando así su desarrollo y desempeño.
Abz!

GUILLERMO CEBALLOS SERRA dijo...

Gracias Cintia, efectivamente el secreto está en identificar talentos y conectar sus capacidades con la estrategia e impactar en los factores de éxito del negocio.
Parece fácil no?
Cariños
Guillermo