Octubre 2017

Hola a todos, ¡muchas gracias por sus visitas y comentarios! .

Este mes contamos como invitadas a 3 mujeres de altísima calidad profesional.

Por simple orden de entrega de los artículos, la primera se trata de la periodista estadounidense Lydia Dishman, especializada en los temas que vinculan tecnología, liderazgo e innovación, colaboradora de Fast Company y otras publicaciones de renombre. Lydia aborda el tema de la habilidad de los freelancers para prepararse rápidamente al futuro del trabajo.

La segunda es mi amiga Gabriela Olivan, Head of Corporate Communications for Hispanic South America, de Accenture Argentina, quien trata el tema de los filtros y algoritmos que nos presentan sólo los temas de nuestra preferencia.

Por último, nuestra colega Fabiana Gadow, Partner de InGrow Consulting, que reflexiona sobre el liderazgo femenino.

Por mi parte hago algunas reflexiones sobre la magnitud de los cambios que se avecinan y los prototipos del futuro.

Incluyo también el habitual Flash Laboral y un video de Sophie la primer robot ciudadana de Arabia Saudita y por ende mundial.

Como siempre los invitamos a dejar sus comentarios y seguirnos también en las redes sociales.

Guillermo

domingo, 27 de abril de 2014

"TRIBULACIONES, LAMENTOS Y OCASO DE UN TONTO HEADHUNTER IMAGINARIO O NO"



Por Marcelo Ekman, Mindhunting Corp. Executive Search & Recruiting Boutique

Aquellos de mi generación – años más, años menos – recordarán que esto se parece bastante al nombre de una canción del álbum Confesiones de Invierno, de Sui Generis…y ahí se terminan las similitudes, era tan sólo para darle un toque descontracturado a las reflexiones que siguen.

Pero, pensándolo mejor, ni ocaso ni lamentos, aunque sí tribulaciones vienen a cuento. Es que les quiero comentar lo que nos pasa del otro lado a nosotros, que lidiamos con Gerentes de RRHH, o de Administración y Finanzas, o de Producción, o Generales (me refiero a Gerentes Generales por supuesto, no quisiera lidiar yo con Generales de verdad).

El proceso es harto conocido y bastante generalizado: algún personaje de los mencionados “ut supra” nos contacta para llevar adelante la búsqueda de un… (completar a gusto). Tiene a mano un prolijo job description o conversamos o discutimos o escuchamos el perfil que necesita. Si no la conocemos, queremos conocer la empresa, su cultura, su “clima laboral”, quién es el jefe (o jefa) de la persona en cuestión – en caso de que no sea nuestro interlocutor - y qué clase de patología porta (esto es casi una broma, no lo tomen literalmente).

Solemos preguntar en qué compañías le interesaría que busquemos y cuáles están bloqueadas por diversos motivos. Me olvido de algo?, ok, sueldo, beneficios, desarrollo de carrera, fecha estimada de incorporación, etc.

Y ya nos pusimos de acuerdo en todo. Pero la verdad es que eso es lo que creíamos nosotros.
Contra la presentación de candidatos, o a veces antes de que ello ocurra, algunas cuestiones empiezan a cambiar:

ü    “Sí, ya sé que dije hombre o mujer, pero me parece que es una posición para un hombre”. (qué posición “sólo para hombres”? a menos que se necesite que haga pis de parado).

ü    “Huy no, está trabajando en Mc Callister Corporation y estamos por cerrar un contrato de distribución con ellos a nivel global”. (y el contrato siempre termina firmándose 2 años después).

ü   “Mirá, tiene 54 años…sí sí, queremos alguien Senior y con mucha experiencia de gestión…pero también queremos reflejos rápidos y capacidad para entender a las nuevas generaciones, te parece?”. (y…tanto no me parece, sobre todo si una persona de esa edad tiene hijos de las “nuevas generaciones”).

ü   “El nuevo VP del negocio está revisando el job description y no quiere gente que haya trabajado en la competencia.” (ok, pero en éste negocio sólo están ustedes y la competencia…).

ü    “Ah, pero es de Argentinos Juniors.” (perdón y no se ofendan con este último ejemplo, es tan sólo a efectos de graficar una petición impensada y extrema). 
      “Estos candidatos están exactamente dentro de lo que buscamos, pero no tendrás más?” (tener, tengo más, pero en algún momento todo termina, no?...ya lo dice el Antiguo Testamento).

Amigos, la lista podría seguir, pero habiendo escrito hasta acá, ya empiezo a transpirar, a ponerme nervioso, a invocar a todos los dioses del Olimpo, siento que necesito ir a terapia o a aprender un nuevo idioma, o tal vez a aprender español de nuevo.

Me equivoqué en algún recodo del camino?, esperaban otra cosa de mí?, no les busqué lo que me pidieron?
Ahora bien, si por ventura hemos salvado alguna de las objeciones presentadas antes, aún podemos encontrar situaciones pre bélicas (pero con toda la onda, eh?), del tipo:

ü     “Para mí está ok – nos dice el Gte. de RRHH – pero lo tiene que entrevistar el CFO, que acaba de viajar a una Convención en Dallas y después engancha con vacaciones en Thailandia y Vietnam, vuelve en cinco semanas…”

ü    “Me pusieron una call justo cuando lo tenía que ver a (nombre del candidato), por favor, le podés decir que venga el martes próximo a las 11 hs?”, (por supuesto el candidato no va a poder en ese horario, y, por añadidura, ya le hemos cambiado tres veces su cita).
ü  “Me encantó (nombre del candidato), pero no le puedo pagar lo que pide por un tema de equidad interna, le preguntás si se viene por…?” (y acá aparece una cifra que – habitualmente – suele ser menos que el sueldo actual de la persona en cuestión).

ü    “Los resultados de la compañía en el último Q fueron muy malos, así que por el momento hay un hiring freeze (hay que decirlo en inglés, que queda casi como si estuviera grabado en las – originales – Tablas de la Ley) en Argentina y en Bielorrusia”.

Y si, mientras escribo estoy comenzando a hacer yoga, al menos de la cintura para abajo y controlando mi respiración…soy uno con el Universo, estoy perfectamente instalado en el Aquí y Ahora, nada puede perturbarme porque todos mis chakras están en armonía…

Ustedes pensarán que esta nota bien podría titularse “Como perder amigos y clientes”, pero es todo lo contrario, casi, diría, es un homenaje a mis amigos laborales, no sólo a los que me dan de comer, sino también a aquellos que nunca contrataron mis servicios pero que más de una vez invitaron un almuerzo, o simplemente una charla con café (o nada) de por medio.


A todos, gracias por hacer mi vida profesional un continuo ejercicio de creatividad y supervivencia y, sepan los que aún no me contrataron, que si me buscan me van a encontrar.

No hay comentarios: