Octubre 2017

Hola a todos, ¡muchas gracias por sus visitas y comentarios! .

Este mes contamos como invitadas a 3 mujeres de altísima calidad profesional.

Por simple orden de entrega de los artículos, la primera se trata de la periodista estadounidense Lydia Dishman, especializada en los temas que vinculan tecnología, liderazgo e innovación, colaboradora de Fast Company y otras publicaciones de renombre. Lydia aborda el tema de la habilidad de los freelancers para prepararse rápidamente al futuro del trabajo.

La segunda es mi amiga Gabriela Olivan, Head of Corporate Communications for Hispanic South America, de Accenture Argentina, quien trata el tema de los filtros y algoritmos que nos presentan sólo los temas de nuestra preferencia.

Por último, nuestra colega Fabiana Gadow, Partner de InGrow Consulting, que reflexiona sobre el liderazgo femenino.

Por mi parte hago algunas reflexiones sobre la magnitud de los cambios que se avecinan y los prototipos del futuro.

Incluyo también el habitual Flash Laboral y un video de Sophie la primer robot ciudadana de Arabia Saudita y por ende mundial.

Como siempre los invitamos a dejar sus comentarios y seguirnos también en las redes sociales.

Guillermo

sábado, 23 de marzo de 2013

GESTION DE HR: PERMITIENDO UNA AUTOCRITICA




Por Sergio Coco, VP Human Resources, Bonafont México (Danone).

En el mes de Septiembre del presente año cumpliré 25 años en la función de HR, hermosa y desafiante profesión con la cual, además de grandísimos momentos de felicidad, me ha hecho acreedor de unas cuantas canas prematuras y cuatro rebeldes úlceras permanentes. Nada distinto seguro a la mayoría de los colegas, especialmente aquellos que hace años vienen “disfrutando” del revival sindical argentino. Hoy estoy expatriado en México, pero cómo todavía no he aceptado la maravillosa tintura ni el prodigioso botox,  entonces las huellas del pasado se hacen sentir…..

Desde hace más de 15 o 18 años fui transformando mi visión del área, seguramente por mi experiencia. Y el Sergio “sanatero y gran guitarreador” (porque no crean que es guitarrista, eso es Keith Richards, el de HR es guitarreador) dió paso a un profesional (?) brutalmente autocrítico. Desde ahí, desde ese lugar y en cada empresa y posición en la que he estado, vengo construyendo mi gestión.

Paulatinamente he comenzado a aborrecer los powerpoints majestuosos que no dicen absolutamente, hablando eternamente de Leadership, Teamworking, Empowerment etc. He visto como la tradicional área de capacitación fue migrando a nombres más fashion como Departamento de Aprendizaje Organizacional, Learning, Laboratorio (sí, de verdad que lo he visto, y no sabía si era de seres humanos u otros especímenes…..) etc. Ni hablar de la “obsoleta” Selección de Personal, de impresionante mutación camaleónica en términos de denominación …..

Por qué nos la pasamos discursando tantas veces de lo mismo? Por qué en HR nos cuesta tanto hacer que las cosas pasen? Por qué somos tan lentos? Por qué utilizamos tan poco los kpi´s? Por qué somos los que menos sabemos acerca de la marcha del negocio? Nos refugiamos en la oscuridad? Por qué somos tan bichos políticos (eso dicen los mal pensando de otras áreas) armando operaciones  a espaldas de los colegas? A no ofenderse sin razón, yo estoy dentro de esta bolsa amigos. No les hablo de la tribuna, estoy en el mismísimo campo de juego, más fangoso que la cancha de Deportivo Merlo……

Amo la función de Generalista de HR, aquella que  es espejo del negocio, que atiende sus necesidades sin que los equipos de Mktg , Ventas , Supply etc tengan que ir pasando ventanilla por ventanilla como en la administración pública.

Amo que los profesionales de HR dejen su bendita silla en los headquarters y vayan al punto de venta, a las sucursales, etc a conocer el negocio, a ver a la gente trabajando, a entender COMO  desde HR podemos aportar más en ese lugar que es el más sagrado del negocio, el momento de la verdad: el punto de venta. A los que saben las eficiencias de cada línea de producción, la inversión en publicidad, el fill rate de nuestra cadena de distribución, los productos de mayor contribución industrial etc.

Amo a los que tienen su oficina siempre ocupada escuchando a alguien, tratando de solucionar sus problemas o los de su equipo para mejorar la gestión e independientemente de la jerarquía del interlocutor. A los que ayudan a destrabar conflictos internos sin anteponer prejuicios y opiniones previas.
A los que saben el share de las marcas principales, los que conocen al detalle los productos (de consumo o financieros) más rentables de su companía. Y no hablo de los Directores, porque creo que todos los sabemos, sino de nuestros equipos. Es nuestro accountability que ellos lo sepan. Es un MUST.

Y dónde estoy YO? Seguramente (o muy seguramente) entre los primeros, porque si bien he cambiado y mejorado (y empeorado también), el que nace redondo muere redondo. Y que me perdonen los gurúes del cambio organizacional, coaching, mentoring, tutoring y la Virgen María.
Cómo dijo Borges, ya estoy demasiado viejo para volver, ojalá estas líneas les sirva a las nuevas generaciones de profesionales de recursos humanos, y también quizás a aquellos veteranos más permeables al cambio (si les interesa) que quién suscribe.

Atentamente desde México.
Sergio

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felicitaciones, Sergio, por la invitación a la autocrítica y compartir el hartazgo por las "Nubes de Úbeda" que invaden las cuestiones de RRHH.
Queda mucho camino por recorrer. Para empezar, el reconocimiento de nuestra profesión en todos sus niveles de actuación, por nosotros mismos y por el resto de la sociedad.
Un abrazo.
Jorge B. Mosqueira

Marina Miraglia dijo...

Excelente razonamiento. Ese es mi amigo