Marzo 2018

Hola a todos, ¡muchas gracias por sus visitas y comentarios!

Quiero compartir con todos Uds la alegría de celebrar 10 años, de la creación de este espacio.

Esta aventura comenzó con la insistencia de una de mis hijas para que compartiera lo poco o mucho que aprendí y aprendo de tanta gente y de la experiencia laboral.

Comenzó con un artículo escrito en un vuelo y aquí estamos con 612 posteos en 10 años. Con una característica particular, hubo dos invitados por mes que hicieron que este espacio tuviera valor y reconocimiento internacional. (puesto 5 sobre 296, en el ranking marzo 2018) del Observatorio de la Blogosfera de RRHH, de blogs temáticos español de dicho país. Justo coincide la mejor posición con el mes del 10 aniversario.

Durante esta década nos visitaron en 320.000 oportunidades, siendo en orden de mayor a menor, de Estados Unidos, Argentina, México y Colombia, desde donde mas visitantes recorrieron estas páginas.

En esta década sucedieron cosas maravillosas e inimaginadas, por lo que los invitados de este mes que escribieron desde esa perspectiva.

Nos acompaña este mes, mi amigo y compañero en la consultoría, Enrique Parborell, Co Fundador y Director de Transformación Digital en Estratega, quien aborda la temática del desaprendizaje y reaprendizaje digital acelerado.

Participa también un referente y apasionado por estos temas, nuestro colega Alejandro Melamed, Director General de Humanized Consulting, que aborda el tema de las contradicciones de la modernidad y la miseria.

Por mi parte he agregado un video de un personaje de nuestra época Jack Ma, fundador de Alibaba, el habitual Flash Laboral y un artículo sobre las nuevas utopías y los cambios de esta última década.

Nuevamente, gracias a todos! A los que nos enriquecieron con sus ideas, a los que nos visitaron, a los que nos hicieron llegar su punto de vista pública o privadamente.

A TODOS, TODOS, MUCHAS GRACIAS!

Guillermo

martes, 14 de abril de 2009

GANADORES Y PERDEDORES - Winners & Loosers


Por Guillermo Ceballos Serra

La vida nos muestra que siempre hay ganadores y perdedores. En el mundo de la economía y el empleo la competencia determina quienes ganan y quienes pierden. Los más habilidosos, los más educados, los más experimentados, los más previsores, los más astutos siempre toman ventaja.

Esto ha sido así desde siempre. Las crisis no son una excepción a esta regla, simplemente la patentizan o agigantan, sencillamente porque hay menos oportunidades, luego hay menos posibilidad de éxito o supervivencia para los menos preparados, experimentados, menos relacionados, etc., dicho de otro modo, hay mayores grupos en condiciones de riesgo.

La crisis actual tiene proporciones gigantes y desconocidas hasta el presente. Especulamos sobre sus causas con relativo éxito y con menos chances aún pronosticamos el futuro.

A diferencia de otras oportunidades hay conciencia cabal de lo que esta significa en términos actuales y potenciales de destrucción de riqueza, pérdidas de empleo y desde luego de oportunidades.

Los estados están tomando medidas para amortiguar los efectos nocivos que sufren sus compatriotas, mientras que otros se preparan para hacerlo cuando los efectos arriben a sus países. No nos vamos a detener a analizar las acciones económicas y financieras que se están tomando sino en las referidas al empleo.

Los gobiernos en general se han focalizado en la conservación del empleo. Fomentando los acuerdos de reducciones de jornada laboral, con una reducción proporcional del salario o una reducción no proporcional solventado a través de subsidios gubernamentales. Se han anticipado vacaciones, instrumentado cuentas corrientes de horas extras y horas normales y otras tantas medidas para acompañar las fluctuaciones de mercado que afectan a las distintas organizaciones.

Una buena cantidad de empresas han aprendido de crisis anteriores. Han entendido que deben cuidar su capital humano, que deben evitar incurrir en el supuesto facilismo de recortar puestos de trabajo y encontrar soluciones un poco más creativas.

Los gobiernos también, tienden a desalentar los despidos por vía regulatoria, tal como los procedimientos preventivos de crisis que usamos en Argentina, otras veces por vías de hecho a través de la presión de los sindicatos, instalando una suerte de estabilidad de hecho a los empleados de las organizaciones.

Por lo que al final del día, las medidas de protección del empleo son para los que lo tienen actualmente. Desde luego, las medidas obviamente no alcanzan para proteger el empleo de todos, pero es un avance en relación a crisis anteriores. Desde luego todos pierden en cantidad y en calidad de oportunidades. Mantener el empleo es bueno frente a la alternativa de perderlo, pero es peor comparado con la posibilidad de obtener empleos mejores o de ver disminuidas las posibilidades de promociones o de anular emprendimientos personales.

Sucede que mas allá de quienes tienen empleo, mas perjudicados están quienes no lo tienen. En primer lugar quienes lo han perdido y lo necesitan por ser económicamente activos. Para estos suelen cubrirlos los seguros de desempleo.

Indirectamente lo sufren también quienes ya no lo buscan por haber pasado a la condición de retiro y padecen la crisis por ver menguadas sus jubilaciones o pensiones, tanto de sistemas de reparto en caso de pensiones administradas por el estado o sistemas de capitalización privada administradas por administradoras de fondos de pensión.

En síntesis, el estado y la responsabilidad social empresaria son quienes con distinto grado, colaboran en amortiguar los problemas para estos grupos humanos.

Sin embargo, en el otro extremo se encuentran quienes buscan su primer empleo o están próximos a finalizar sus estudios universitarios. Quizás estos sean quienes no estén lo suficientemente advertidos de lo que deberán enfrentar. En particular porque los adultos sin quererlo les pintamos un mundo idílico, enfatizando continuamente que son la generación Y, los “milennials”, los “nativos informáticos” que encontrarán múltiples oportunidades donde canalizar sus múltiples inquietudes y encontrar el adecuado balance entre sus objetivos personales o familiares y los profesionales.

Temo que estemos adormeciendo su capacidad de lucha con cantos de sirena. La “guerra por el talento” de la que tanto hablábamos decretó una tregua hace apenas un semestre y el plazo amenaza con extenderse.

Deberíamos exponer claramente que buscarán su primer empleo compitiendo con gente mas experimentada y conocedora de lo que es el mercado laboral. Deberíamos presentar a los jóvenes las cosas tal como son, incitarlos a aprovechar los buenos docentes, aprovechar las pasantías o programas de becas para estar más formados y con alguna experiencia laboral concreta a la hora de buscar empleo. Insistir en que aprovechen su tiempo; que tomen formación adicional complementaria de sus estudios de cabecera; instándolos a que construyan su futuro comenzando por imaginarlo.

8 comentarios:

Alicia Carballo dijo...

Por suerte encuentro alguien que esté pensando como yo. Me invitan permanentemente a charlas que dan personas muy probas, bien documentadas y con excelentes presentaciones sobre las que yo no coincido tanto.

Tengo hijos adolescentes y universitarios y me pego contra la pared dándoles otro discurso. Creo que es cierto sobre las características de los 'Y' pero se los está fogoneándolos demasiado. A veces pienso que ellos son un poco así y que nosotros los inventamos bastante.

La velocidad de todo hace que se cambie bastante seguido de trabajo. Todo no es capacitación y habilidades técnicas. El aprender a soportar presión, ‘bancarse’ las situaciones normales del trabajo forja el temple, los obliga a enfocarse, a organizarse, y tantas otras.

Si se sigue con este discurso en estos momentos de crisis los más capacitados tal vez pierdan muchas oportunidades mientras que otros las aprovechen. Y de acá a 6 años dónde estará cada uno

GCS dijo...

Alicia, gracias por tus comentarios. Como vos decis, son un poco así y los inventamos bastante. Son temas que se ponen de moda y se desarrollan hasta el extremo. Te invito a visitar mi articulo La Famosa Generación Y que lo encontrarás bajo la solapa GCS.
Saludos
Guillermo

Anónimo dijo...

Felicitacion€s por el primer año.
Saludos.
Bernardo Marlats

Anónimo dijo...

Estimado Guillermo,
¡Feliz primer aniversario!
Además, mis congratulaciones por el prestigio que has logrado para tu blog con tus artículos y tan prestigiosas colaboraciones en cada edición.
Un abrazo,
Gustavo Laclau

Anónimo dijo...

FELICITACIONES POR EL CUMPLE DEL BLOG!
UN GRAN ABRAZO

Patricio L.C. Persivale

Anónimo dijo...

¡Feliz cumpleaños, Guille!

Y felicitaciones por la constancia.

Abrazo y cariños a los tuyos.

Mario

Anónimo dijo...

Guillermo te felicito, por este año y el exito que ha tenido tu blog.

Un abrazo

Alberto Fortunato

Anónimo dijo...

Hola Guillermo:
Tu articulo refleja la actitud generosa de"dar",enseniar,prevenir a los jovenes y no tan. indicando
el camino con la "verdad" para que puedan crecer y desarrollarse atraves del conocimiento, la educacion y valores eticos. Y sobre todo con esfuerzo.
Es un muy lindo articulo,sobre todo para los jovenes.
Las imagenes muy buenas.
Daniel Cataife