JUNIO 2017

Hola a todos, ¡muchas gracias por sus visitas y comentarios .

Este mes es nos acompaña Roberto Murchison, CEO del Grupo Murchison y este año Presidente del XX Encuentro Anual de ACDE, quien nos habla sobre la necesidad de generar empleos de calidad.

Participan también dos colegas del ámbito de la docencia, Eugenio Marchiori y Andrés Hatum, profesores de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella, coautores de un análisis sobre pros y cons del teletrabajo

Por mi parte he escrito sobre el "Síndrome de Estocolmo Corporativo", que afecta a muchos ejecutivos que se aferran a situaciones que saben no satisfacen sus expectativas, como también el habitual Flash Laboral.

He incluido un video de Santiago Bilinkis sobre trabajo e identidad en el futuro.

Como siempre los invitamos a dejar sus comentarios y seguirnos también en nuestro Facebook Profesional www.facebook.com/ceballosserra

Guillermo

sábado, 30 de abril de 2016

UBER ECONOMICS Y EMPLEO


Por Guillermo Ceballos Serra

La reciente llegada de Uber a la Argentina, generó las mismas polémicas que en todas las ciudades donde opera. Primero se instala, establece la agenda, después negocia. Tiene de su lado, un aliado imbatible: el futuro. Uber es disruptivo porque instala el futuro, el cambio de paradigmas y todo vuelve a la posición de largada. Sin duda Uber ganará la batalla, que es instalarse en el mercado porteño aunque tenga que ceder algo en el proceso.

Como leí alguna vez, el futuro siempre triunfa, porque es allí donde pasaremos el resto de nuestras vidas. Ha sido así desde el comienzo de la humanidad. El progreso y la tecnología destruyen empleos y generan otros nuevos.

Un artículo reciente de Karina Galperin, (De Gutemberg a Uber, cambiar o quedarse atrás) en el diario La Nación, mencionaba el impacto de la imprenta en la difusión de las ideas, (similar a internet) y comentaba de la férrea oposición de libreros, encuadernadores copistas e iluminadores.
La tecnología de Edison de la lámpara incandescente destruyó la industria de fabricación de velas. Algunos sobrevivieron, los que fueron capaces de adaptar su producto, fabricando velas aromáticas, decorativas u ornamentales. Dicho sea sea paso,  el  precio de su nuevo producto potenciado es significativamente mayor a las velas destinadas sólo a iluminar.

Los perdedores del cambio buscan la protección de los gobiernos, fundándose esencialmente en el argumento  la destrucción del empleo como argumento principal y otras razones secundarias. Los gobiernos hacen cuentas, cuántos son los perdedores y cuántos son los ganadores, estos últimos, siempre muchos menos o uno solo, porque son muy pocos los descubridores o patrocinadores del nuevo paradigma.

Ahora bien, la destrucción de empleos en la industria de la velas, ha sido ampliamente superada por la creación de empleos en la industria de lámparas, artefactos de iluminación y en la industria de la generación y distribución de energía eléctrica.

Años atrás cuando cursaba mi maestría, el profesor de economía nos dio un ejemplo sobre este mismo tema. Se refirió a la novela Robinson Crusoe de Daniel Defoe, publicada en 1719. Nos planteó la hipótesis de que en su isla, Robinson fabricaba el bien A y su amigo Viernes el bien B, por tanto el “capital acumulado” de la isla eran solo esos dos tipos de bienes.

A continuación nos invitaba a imaginarnos que a esa isla desierta llegara una balsa portando una máquina capaz de fabricar el bien B. Se preguntaba entonces, ¿qué haría un sindicalista autóctono? Simplemente hundiría la balsa en  defensa de las fuentes de trabajo, en vez de incorporar la maquina a la economía y que a partir de ese momento Viernes se dedicara a producir un nuevo bien, el C, enriqueciendo a la sociedad en su conjunto por una mayor cantidad y opciones de tres diferentes bienes.

Esta historia didáctica siempre me impactó y la tomé como ciento por ciento exacta por muchos años. Fue con el tiempo que me di cuenta que a la historia le faltaba una parte. ¿Quién se encargaría de acompañar a Viernes durante el proceso de aprendizaje para poder fabricar el bien C? En otras palabras, ¿Quién subsidiaría a Viernes mientras no estuviera en condiciones de producir y ganar su sustento?

Aquí encontré una función trascendente y muy relevante para que desarrollen los gobiernos.

Uber es mucho más que una plataforma y una aplicación con vincula directamente  gente que desea ser transportada con choferes particulares autónomos. Uber es destructor de monopolios e intermediación gracias a internet y toda la tecnología que conlleva.  Uber obliga al transporte a ser un mejor prestador servicios,  a transparentar más la economía, incorporando las tarjetas de crédito para el pago y el otorgamiento de recibos por lo abonado. Como contrapartida, seguramente Uber requerirá el seguro por daños a pasajeros y terceros y quizás licencias de conducir profesionales, pero no me imagino mucho más.

Uber  es un representante polémico de la llamada economía compartida que permite aprovechar una mejor utilización de recursos y la generación de microemprendimientos autónomos a través de la tecnología.  

Por cierto, hay muchas otras aplicaciones que funcionan con el mismo patrón y hay  cientos de empleos tradicionales destinados a desaparecer en razón de los avances tecnológicos y sin siquiera aplicaciones de por medio:  vendedores de tickets de subtes (metro – underground), limpiadores manuales de vehículos, cobradores en las estaciones de peaje, todas las tareas repetitivas, etc, etc. ¿Qué haremos cuando los nuevos vehículos híbridos y sin conductores comiencen a circular este año en Gothemburg? ¿Prohibiremos su circulación en defensa de los choferes y de los agentes de la policía de tránsito?

Lo concreto,  es que el mundo ha sabido progresar a pesar de las resistencias por muy comprensibles que sean. Es fácil estar a favor de Uber si uno no es taxista. Los dolores de los partos de nuevos paradigmas son inevitables pero la evidencia de otras ciudades muestra que Uber, taxis y remises han aprendido a convivir armoniosamente y no se han extinguido.

En el mundo siempre ha habido dos bandos: el pasado y el del futuro. ¿De qué lado querés estar?


No hay comentarios: